Saltar al contenido (pulsar Return)

Síntesis del potencial de crecimiento residencial según el estado del suelo y la edificación en Mataró

El ámbito de estudio de este trabajo contempla el conjunto del municipio focalizando los análisis en las zonas residenciales, así como los nuevos sectores de desarrollo de la ciudad. Para reconocer las características del parque edificado se ha estudiado cómo se distribuye el uso residencial en el tejido edificado del municipio, fundamentalmente, a partir de la base de datos del Catastro.


Mataro01.jpg

 

En un primer estudio del parque edificado mediante datos catastrales se observa que los ámbitos residenciales abarcan casi todas las zonas calificadas de residencial por el Planeamiento vigente, salvo algunas que pertenecen al suelo urbano no consolidado, dentro de Sectores y Unidades de Actuación en ejecución o pendientes de desarrollo.

La calificación urbanística, tanto del Planeamiento General como de los Sectores, delimita perfectamente las zonas donde se puede desarrollar y consolidar el potencial residencial (especificando los sectores que prevén vivienda protegida), quedando supeditado a la volumetría específica de ordenación.

Los Sectores y las Unidades de Actuación del Planeamiento que incluyen techo residencial (en total 11 sectores en ejecución y 30 sectores pendientes de desarrollo), prevén un potencial total de 564.117 m² de techo residencial, con sólo un 10% materializado (septiembre de 2012), y 5.281 viviendas, de los cuales 1.341 son protegidos.

Un segundo estudio de las licencias de obras mayores permite obtener la pauta de las transformaciones que se han producido en la ciudad en los últimos 12 años y cuantificar los cambios del perfil de la edificación residencial que se está produciendo en los diversos ámbitos. La base de partida es el registro de las licencias de obras facilitado por el Ayuntamiento de Mataró, correspondiente a los expedientes tramitados entre el año 2000 y en 2012.

 

Mataro02.jpg

 

Atendiendo a la distribución de las licencias de Obra Nueva, se observa que el mayor volumen se sitúa en los ámbitos con el parque edificado de más antigüedad. Así, un 14% de las licencias se concentran en ámbitos con un año de construcción medio anterior a 1960, un 23% son en ámbitos entre 1960 y 1970, y un 36% están en ámbitos de más de 30 años, entre 1970 y 1980 . Por lo tanto, casi el 75% de las licencias son en ámbitos más o menos envejecidos. Sólo un 8% se han concedido en ámbitos con la edificación posterior al año 2000, básicamente se trata de sectores de nuevo desarrollo.

Para identificar las parcelas con potencial de viviendas dentro del suelo urbano consolidado y cuantificar el nuevo techo construido, se ha estudiado a nivel de parcela los diferentes tipos de transformaciones que pueden generar potencial en el suelo urbano consolidado, como son:

    • solares vacíos (Edificación)
    • edificaciones obsoletas que son susceptibles de renovar (Sustitución)
    • parcelas infraedificades de acuerdo a la ordenación del planeamiento que permiten hacer remontes (Colmatación)
    • parcelas subdensificades que admitirían la división de sus viviendas (Densificación)
    • edificaciones de uso no residencial donde el planeamiento dicta que debe haber vivienda (Residencialització)
    • solares en fase de consolidación, como los que han quedado con obras pendientes de realizar (Finalización)

Mataro03.jpg

 

En un tercer apartado, nos referimos a los sectores en transformación, es el caso de los que desarrollan un nuevo crecimiento o bien están en el proceso "urbanístico" de consolidación. Se estudian tres casos:
    • Suelo Urbano Consolidado
    • Nuevos sectores de crecimiento de un Plan Parcial
    • Planes Especiales Urbanísticos